Tarot
Tarot gratisCarta AstralÁngelesDiccionario sueñosHechizosCoachingTarot DineroTarot AmorTarot TrabajoOráculo AmónYou Tube TarotCompatibilidad de nombres
Coach life
 

 Inicio

 Tarot para Android

 Tiradas Videncia

- Tirada Amor

- Tirada Trabajo

- Tirada Salud

- Tirada Dinero

- Tirada en Cruz

- Tirada en Estrella

- Tirada en Pirámide

- Tirada de 3 cartas

- Tirada de 4 cartas

- Tirada de la Vida

 Tarot gratis

- Tirada Marsella

- Tirada Gitano

- Tirada de Osho

- Tirada de los Ángeles

- Tirada Mayas

- Tirada Femenino

- Tirada Hermético

- Tirada Masonería

- Tirada Tibetano

- Tirada Maestros

- Tirada Dalí

 Tarot Egipcio gratis

- Tarot Egipcio Ibis

- Tarot Egipcio Nefertiti

- Tarot Egipcio Cleopatra

- Tarot Egipcio Kier

- Tarot Egipcio Esfinge

 Artículos

- Tarot y videncia

- Astrología y Horóscopos

- Ángeles, santos, oraciones

- Hechizos y rituales

- Numerología

- Coaching

- Terapias Naturales

- Esoterismo y misterios

- Cábala

- Feng Shui

- Parapsicología

- Cristales, cuarzo, gemas

- Civilización Egipcia

 Consultas videncia

- Carta Astral gratis

- Biorritmo gratis

- Oráculo de Amón

- Pregunta Si o No

- Calculadora de Amor

- I Ching

- Galletas de la Fortuna

- Test de Amor

 Servicios y consultas

- Tarot egipcio

- Horóscopo de hoy

- Cursos esotéricos

- Tienda Esotérica

 Diccionarios esotéricos

- Diccionario de Tarot

- Diccionario de Astrología

- Diccionario de Sueños

 Horóscopos gratis

- Horóscopo ANUAL

- Horóscopo MENSUAL

- Horóscopo Egipcio

- Horóscopo Maya

- Horóscopo Azteca

- Horóscopo Celta

- Horóscopo de los Ángeles

- Horóscopo Chino

- Horóscopo Solar

- Horóscopo Gitano

- Horóscopo Hindú

- Horóscopo Eróscopo

- Horóscopo de las Hadas

 Descargas gratis

 Vídeos

 

Coaching - Lenguaje y flexibilidad conductual

 

Técnicas de coaching - Cómo sobrevivir al siglo XXI


En el siglo pasado hubieron más cambios que durante los mil años anteriores. Y los que ocurrirán en el nuevo siglo harán que los del siglo pasado apenas sean perceptibles. Lo dijo H.G. Wells en una conferencia pronunciada en 1902: se refería, pues, al siglo XIX, y al siglo XX. H.G. Wells estaba hablando de cambios exponenciales. En estos cambios ya deja de ser importante la velocidad del mismo cambio, y pasa a serlo la velocidad de cambio de la propia velocidad, es decir la aceleración.

Esto, lejos de ser solo un tópico es un hecho totalmente comprobable y del que todos, en mayor o menor medida somos conscientes.

La información que puede transmitir el New York Times en un semana es más que la que podia recibir una persona del s.XVIII en toda su vida. Se estima que cada año se generan 1,5 exabytes (1,5x1018) de nueva información, más que la generada en los últimos 5000 años.

La cantidad de información técnica se duplica cada año. Para un ingeniero esto quiere decir, que la mitad de lo que va a estudiar el primer año de carrera, estará obsoleto para el tercer año.

Estos hechos nos plantean ciertas preguntas importantes: ¿Estamos preparados para afrontar estos desafíos? ¿Si nuestro alrededor cambia a este ritmo, lo estamos haciendo nosotros? ¿Tenemos las herramientas necesarias para afrontar estas nuevas situaciones?

Las implicaciones de estas preguntas trascienden el ámbito estrictamente personal, ya no se trata de cómo vas a encajar tú como individuo en una sociedad de estas características, sino como empresas y organizaciones lo van a hacer, y por supuesto el papel que juegas tú como coach ejecutivo y/o organizacional en el momento de entrenar a tus clientes para facilitar este cambio.

Si la cantidad de información evoluciona exponencialmente, ¿Qué sentido tiene querer almacenar algo que va a obsolescer casi inmediatamente? Parece que la respuesta obvia es la de adquirir herramientas para poder buscar esa información cuando se necesita, pero ¿y si las herramientas también evolucionan y cambian a gran velocidad?

En este caso, y como proponía el antropólogo Gregory Bateson, uno de los padres de la cibernética, es necesario trascender el nivel lógico del simple aprendizaje y aprender a aprender, y quizás buscar nuevas estrategias para mejorar el aprendizaje de aprender, es decir aprender a aprender a aprender. Si no evolucionas tu modo de aprender, simplemente perderás el tren del futuro.

La buena noticia, es que esas nuevas habilidades o metahabilidades, pueden ser aprendidas, y lo que es mucho más reconfortante, de manera indirecta. Una de esas vías de aprendizaje, es a través del uso del lenguaje. Por un lado, te permite desarrollar herramientas adaptativas y precisas para relacionarte con tu entorno y a la vez, consigues flexibilizar tu mente. Estas mismas herramientas, te permiten desarrollar directa o indirectamente nuevas habilidades en tus clientes mientras desarrollas tus procesos de coaching.

De hecho, no es una coincidencia que a través del lenguaje se puedan mejorar nuestros procesos cognitivos. La relación entre el lenguaje y sus efectos sobre la neurología llevan siendo estudiados desde las primeras teorías sobre gramática transformacional de los años 50.

En los últimos 60 años se ha estudiado profundamente el efecto de la estructura del lenguaje y su contenido sobre los procesos mentales. De hecho, lo que proponemos con la utilización de patrones de lenguaje, es que del mismo modo que ciertas palabras te provocan unos efectos muy determinados dentro de ti, utilices la estructura del lenguaje (y no solo su contenido) para provocar esos efectos en los demás.

Los gramáticos transformacionales, ya teorizaban sobre que nuestro lenguaje es el reflejo de nuestros procesos mentales, por lo que, a través de la observación atenta de cómo tus clientes estructuran su lenguaje, te va a permitir saber más de cómo piensan.

Esta información, la de los procesos mentales, permite poder estructurar tu lenguaje de manera que estos procesos encajen más eficientemente con los de tu interlocutor. De algún modo, y si se me permite la analogía, es como si cada uno de nosotros, utilizara un idioma propio para comunicarse con él mismo y con su entorno, bastante parecido al de los demás pero a la vez, lo suficientemente diferente, para que se produzcan problemas de comunicación y mal interpretaciones. Si tu interlocutor habla francés y tu ruso, y tú puedes identificarlo y cambiar tu idioma al francés, te será notoriamente más eficiente transmitir tu información.

Un efecto interesante de esta mejora de la comunicación, es un efecto natural de aumento de la confianza del interlocutor (por ejemplo tu cliente), es como si el hecho de encontrar a alguien que hablara su idioma le creara cierta simpatía, especialmente, si consideramos que nuestro idioma mental es único.

Pero, ¿como se pueden reconocer y utilizar los patrones lingüísticos? Los patrones lingüísticos se basan en modelos de cómo estructura la información nuestro cerebro. Como modelos, su validez está en función de su utilidad, además son utilizados como base para generar aplicaciones del mismo modo que un ingeniero utiliza los modelos que describen la electricidad para generar cualquier tipo de tecnología derivada.

Nuestra manera de procesar información, en muchos casos, se basa en la utilización de patrones lógico-matemáticos, que le dan sentido a la realidad que percibimos, y que posteriormente son traducidos en forma de lenguaje. A través de estos patrones, eliminamos información del exterior, la conectamos de maneras concretas y la generalizamos para aprender.

Identificar estos patrones lógico-matemáticos en el lenguaje de los demás, no es más difícil que el hecho de tomar consciencia de ellos y de su funcionamiento, de manera que permitan, por ejemplo, enfocar efectivamente un proceso de coaching, comunicarte más eficazmente, y por supuesto detectar posibles áreas de desarrollo en las habilidades de tu cliente.

Pero este procedimiento, requiera abandonar nuestra propia manera de entender el mundo y adentrarnos en la de otros, y para ello es necesaria la flexibilidad conductual de la que hablamos anteriormente. Además, el reconocer en otros, nuevos procesos mentales, nuevos modos de pensar, provoca un enriquecimiento inevitable de los propios procesos, de esa manera de entender el mundo, flexibilizando todavía más nuestra propia mente.

En definitiva, los desafíos que se presentan tanto para los coachs como sus clientes, trascienden las herramientas tradicionales de desarrollo personal y profesional que forman parte del paradigma de velocidad que imperaba en el siglo XX. El siglo XXI se basa en la aceleración como magnitud de cambio, y este hecho conlleva herramientas de orden superior.

Herramientas que nos permitan poder mantener este nuevo ritmo de cambio y sobrevivir a un siglo que se vislumbra apasionante pero a la vez sobrecogedoramente retador, aprendiendo mucho mejor y más rápidamente.

En consecuencia para poder estar a la altura de las necesidades de los clientes, el coach necesita irremediablemente, ser el primero que demuestre estas nuevas metahabilidades.

El lenguaje, con su efecto directo en nuestros procesos mentales, constituye una herramienta indispensable tanto para el coach como el coachee, para desarrollar esta necesaria flexibilidad cognitiva y poder sobrevivir al siglo XXI.

Coaching Xavier Pirla

Web recomendada: Coaching en www.portal-coaching.com

 

www.tarot-egipcio.com Seomaresme  Copyright © 2009-2014   Todos los derechos reservados © Tarot Egipcio Derechos Autor - Política legal Protección de datos personales



Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información