Cuarzo ahumado (ónix negro)

Cuarzo ahumado (ónix negro). La gema que nos muestra la salida

El ónix negro o cuarzo ahumado es muy valorado en gemoterapia por su capacidad para permitirnos vislumbrar la salida a los problemas o laberintos del alma.

Asimismo, facilitaría las gestiones relacionadas con el dinero.

También llamado cuarzo ahumado, el ónix negro ingresa en la clasificación de las piedras negras.

En gemoterapia es considerada la gema más antigua, por lo que contendría el cúmulo de la sabiduría ancestral.

Su principal virtud sería la de disipar la ignorancia espiritual, aclarando en consecuencia los panoramas más oscuros para hacernos ver la salida al conflicto más complejo, como una luminosa guía en medio de la noche.

Se relaciona con la obsidiana negra porque ambas piedras actúan sobre el primer chakra.

Su diferencia principal radica en que tendría la capacidad para conectar los conflictos materiales con su superación en el campo espiritual.

Debido a esto se la utiliza usualmente en las meditaciones, cuando se presentan trabas o impedimentos en el proceso de paz y crecimiento espiritual.

Siguiendo los conceptos de la gemoterapia, podría orientarnos en búsqueda del camino acertado para superar escollos y continuar ese desarrollo interno.

Los especialistas sostienen que no emite ninguna energía negativa, sino que es capaz de absorber o transformar esta energía.

Por eso, y por sus aparentes propiedades para resolver conflictos, los gemoterapeutas aconsejan tener un ónix negro o cuarzo ahumado en habitaciones donde se resuelvan cuestiones materiales o de dinero, como por ejemplo actividades comerciales o negociaciones.

Conoce más sobre las propiedades alquímicas de las piedras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *