El Ángel de la Guarda de la Madurez

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN CELESTIAL: Guiar nuestro desarrollo emocional.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a entender tu proceso de crecimiento hacia la madurez; a que te permitas a ti mismo hacer en la vida las cosas que siempre has deseado; a hacer frente a las responsabilidades de la edad adulta.

ESTE Ángel nos ayuda a tomar decisiones cuidadosas y sabias para nuestro bienestar y para el bienestar de aquellos que están a nuestro cargo, seamos supervisores, cuidadores o padres.

El Ángel Guardián de la Madurez nos ayuda y guía en la gerencia de altos grados de responsabilidad por la persona que somos o el modo en que queremos que sea nuestra vida.

Nos ayuda cuando nos parece que el peso de nuestras elecciones puede ser demasiado grande de soportar, y nos apoya para encontrar las respuestas correctas ante los asuntos causantes de perplejidad con que nos enfrentamos en nuestro trabajo y en nuestras relaciones.

Podemos orar a este Ángel pidiendo que nos bendiga y guíe para ayudamos a encaminar un curso a través de los bancos de arena y las corrientes del río de la vida con sabiduría y discernimiento.

Podemos orar para ser conducidos con amor y gozo.

Podemos pedir que nuestras decisiones.

provengan del amor y no se basen en el ansia de poder.

Podemos también pedir guía para estar atentos a las necesidades de personas más jóvenes o menos responsables confiadas a nuestro cuidado.

Este Ángel nos ayuda a encontrar la paz y la sabiduría que vienen con la madurez.

Podemos necesitar guía para conocer la diferencia entre lo que simplemente parece bueno y lo que es verdaderamente correcto para nosotros.

Podemos pedir el coraje de cultivar la sabiduría, y la capacidad de manejar el poder de manera que no seamos abusivos.

Podemos pedir que los confiados a nuestro cuidado se sientan seguros con nosotros.

Este Ángel puede bendecimos con el respeto a nosotros mismos y la fortaleza de carácter, de modo que las pruebas y dificultades de la vida no se conviertan en una carga, sino que más bien propicien nuestras cualidades esenciales y nos permitan ser seres radiantes y espirituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *