El Ángel de la Guarda de los niños

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN CELESTIAL: Guardar y proteger a todos los niños.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a proteger al niño de tu interior que anhela sentirse seguro y amado; a cuidar de todos los nuevos comienzos de tu vida; a honrar lo que hay en tu vida de joven y fresco.

Como Ángel protector que vela por todas las nuevas almas que encarnan en la vida terrenal, este Ángel ayuda a madres y bebés en los partos.

También guía y protege a todos aquellos que ayudan a cuidar de bebés y niños pequeños.

Todo nuevo bebé y joven persona es bendecido, protegido y querido por su Ángel Guardián.

Este Ángel nos asiste también en cualquier nuevo comienzo, nuevo proyecto o relación.

Protege todo lo que es fresco y vulnerable, ayudando a nutrir y sustentar lo que es joven, de modo que pueda volverse fuerte y resistente.

Cualquier cosa que sea nueva en tu vida puede ser bendecida por el cuidado amoroso y vigilante que ofrece este Ángel.

Orando al Ángel Guardián de los Niños podemos dar gracias al milagro de la nueva vida, y regocijamos en él.

Podemos pedir guía y protección para todo lo que haya en nosotros de joven y tierno.

Podemos pedir esta bendición para nuestras familias y amigos, y para todos aquellos con los que nos asociamos en nuestros trabajos, así como para otros con los que entramos en contacto diariamente.

Todo lo que es joven y tierno en nosotros,vulnerable o necesitado de cuidados, merece una bendición de este Ángel Guardián especial.

Ayudará a proteger también todo lo que de inocente y puro haya en nosotros.

Ese niño interior que anhela la aceptación y el cariño es reconocido por nuestro Ángel Guardián.

El Ángel Guardián de los Niños puede ayudamos a contactar ese niño interior nuestro que se encuentra solo o falto de amor.

También puede ayudamos a sanar heridas profundas debidas a la pobreza de amor, o incluso al abuso.

Podemos pedir a este Ángel Guardián que nos ayude a liberar el dolor y los recuerdos tristes y preocupantes de nuestro pasado, y a encontrar la curación para nuestro espíritu.

Este Ángel ofrece la protección que requieren todos los nuevos comienzos para crecer y florecer.

Nos da el alimento que necesitamos para adquirir nuestra fuerza y sentir nuestra estabilidad en las situaciones novedosas.

Permite que los tiernos brotes de todo nuevo comienzo arraiguen y prendan en terreno sólido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *