Hechizo para la reconciliación


Necesitas:

– Un colgante tuyo.

– Un pellizco de sal.

– Tu perfume favorito.

Coge tu colgante de la suerte mételo en un vaso de cristal y añade un poquito de sal.

Al cabo de tres días, recoge tu colgante humedécelo con unas gotitas de tu colonia y mientras te lo atas al cuello di su nombre tres veces.

Al principio parecerá que nada ha cambiado pero cuando pases a su lado y el se fije en tu colgante el hechizo abra surgido efecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *