Hechizos Noche de Halloween


Los ritos ancestrales han venido durante los últimos años haciéndose cada vez más populares.

La noche de Halloween es una de las más adecuadas del año para los rituales y hechizos.

Ya antaño, el pueblo celta celebraba el 1 de Noviembre el SAMHAIN (Año nuevo) y el 31 de octubre el equivalente a la Noche Vieja.

Esa fecha simbolizaba el cambio, no sólo de estación o de año, también a nivel espiritual.

Quizá sea éste el precedente de Halloween.

La palabra Halloween viene de la unión de All Hallow Eve que significaLa Noche Santa.

Hechizos, rituales, conjuros y amuletos de Halloween

Si se piensa en realizar alguno de los rituales, hechizos o conjuros, es mejor aconsejarse tanto de los ensalmos como de la forma de hacerlos, así como del significado de los distintos componentes del altar por personas estudiosas de los temas esotéricos, que son quienes mejor pueden informar de la diversidad de los embrujos.Historia de Halloween

La noche de Halloween se abren las puertas que separan el mundo de los vivos del de los muertos.

Sus orígenes se remontan a los celtas, hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, el día 31 de octubre de nuestro calendario (Samhain).

El ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno.

Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y maldecirles.

Les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones: me das algo o te hago una travesura, que es la traducción de Trick or Treat (Truco o Trato).Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las decoraban co n huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados.

De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces.

Es así pues una fiesta asociada a la venida de los dioses paganos a la vida.

La iglesia de Roma decidió convertir la festividad al catolicismo.

Se instituyó el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, que en Inglaterra se denominó

All Hallows’ Day, y la noche anterior All Hallows’ Eve que posteriormente derivó en Halloween.

Símbolo de Halloween


LA CALABAZA

La tradición de la calabaza tiene su origen en la leyenda de JACK-O-LARTEN quien fue condenado a encontrar la entrada del cielo o el infierno con el único auxilio de una calabaza con una vela dentro.

Hace muchos, muchos años, un tacaño y pendenciero irlandés, llamado Jack, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en una taberna, en la Noche de Brujas.

Jack, conocido borracho, había bebido mucho pero pudo engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago.

El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack rápidamente la tomó y la puso en su monedero.

Como Jack tenía una cruz en su monedero, el diablo no pudo volver a su forma original.

Jack no dejaría ir al diablo hasta que le prometiera no pedirle su alma en 10 años.

El diablo no tuvo más remedio que concederle a Jack su reclamación.

Diez años más tarde, Jack se reunió con el diablo en el campo.

El diablo iba preparado para llevarse el alma de Jack, pero Jack pensó muy rápido y dijo: Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol por favor?.

El diablo pensó que no tenía nada qué perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes que el diablo se diese cuenta, Jack ya había tallado rápidamente una cruz en el tronco del árbol.

Entonces el diablo no pudo bajar.

Jack le obligó al diablo a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente.

Al diablo no le quedó más remedio que aceptar.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, pues durante su vida había sido un golfo, borracho y un estafador.

Pero cuando intentó entrar, por lo menos, en el espantoso infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no podía tomar su alma (lo había prometido).

¿Adónde iré ahora?, preguntó

Jack, y el diablo le contestó: Vuelve por donde viniste.

El camino de regreso era oscuro y el terrible viento no le dejaba ver nada.

El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido directamente del infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en un nabo que iba comiendo, para que no se apagara con el viento.

Jack estaba condenado a vagar en las tinieblas eternamente…

Los pueblos de origen céltico, como mandaba la tradición ahuecaban nabos y ponían carbón en ellos para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos más queridos y así les daban la bienvenida, a la vez se protegían de los malos espíritus.

Pero cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que estas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos, desde ese tiempo que ninguna persona ha crecido sin conocer un Jack-o-lantern, el tenebroso Farolillo de Jack.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *