La energia de las piedras

La energia de las piedras. La energía de las piedras, hierbas y otros objetos es provocada por medio de rituales.

Las hierbas en magia pueden ser benditas o visualizadas para almacenar la energía.

Las piedras pueden ser colocadas entre las palmas de las manos.

Durante esas ejecuciones el mago siente las energías que poseen estos objetos, las toca, hablando en un sentido metafísico, y logra que se muevan.

Los humanos y los objetos naturales tienen bandas o espectros de diferentes clases de energía.

Existe solamente un tipo de energía, sin embargo, la forma física en la cual ésta se manifiesta determina sus características específicas.

De esta manera, el romero posee energías que pueden ser utilizadas para propósitos mágicos.

El tipo de energía que permanece en nuestros cuerpos está cambiando constantemente, de acuerdo con nuestros pensamientos, esperanzas, deseos y condición física.

Este poder puede ser «programado» o «sintonizado» para producir un resultado específico.

Esta programación tiene lugar tanto en el mago como en los objetos utilizados en el hechizo.

Esto ocurre usualmente después de que el mago ha sentido las energías dentro de sí mismo(a) y dentro de dichos objetos.

Posteriormente, estas energías son reducidas al propósito del hechizo, tales como el amor, el dinero o la salud.

Este proceso podría conllevar a la visualización: crear y mantener ciertas imágenes o conceptos en la mente.

El color


El color es otra herramienta utilizada para programar la energía.

Una rosa, al ser utilizada en un ritual para atraer amor, podría emanar un brillante color rosado, el cual se conoce como el color del amor.

Cuando las energías que van a ser utilizadas en el hechizo tienen el tono y la frecuencia apropiados (he tomado en calidad de préstamo estos términos), todo estará listo para la transferencia real.

Durante este proceso de adaptación se pueden encender las velas, marcar o dibujar símbolos en la corteza de un abedul, o pronunciar palabras establecidas, pero tales acciones rituales sirven solamente para intensificar la concentración del mago sobre el trabajo que esté ejecutando.

Este poder puede ser movido y dirigido.

El poder puede ser liberado de sus confines físicos (el cuerpo humano, los cristales de cuarzo, etc. y enviado hacia el propósito del hechizo.

Durante los rituales de sanación este poder es proyectado hacia la persona enferma.

Si se necesita protección, la energía puede ser dirigida a un área pequeña de un edificio, por ejemplo hacia la puerta del frente, o inclusive hacia un automóvil o una mascota.

Una vez la energía haya sido liberada de sus formas materiales, no estará limitada por las leyes físicas.

El mago puede moverla 10 pies o 10 mil millas si el trabajo lo requiere.

El conocimiento y la experiencia del mago popular -no la distancia involucrada- determinan la efectividad del hechizo.

La energía enviada a través del uso de la visualización, o a través de gestos rituales como señalar con los dedos, utilizar varas mágicas, espadas y cuchillos mágicos o simplemente a través de la concentración.

Una vez trasladado este poder, tendrá un efecto sobre su objetivo.

El método por el cual el poder cambia su destino puede ser determinado por el mago durante el ritual o por las circunstancias que pasaron en el momento de su llegada.

No existe una explicación exacta acerca de cómo sucede este cambio -al menos no todavía-.

Una analogía


Cuando se agregan unas cuantas gotas de color a un vaso de agua, el agua no se altera ostensiblemente, pero la introducción del color, el cual es soluble en el agua, ha creado una combinación de ambas sustancias -color y agua-.

Parece ser que la magia trabaja con los mismos lineamientos.

La energía de sanación que es enviada a una persona enferma o herida, en realidad no cura, pero parece que puede hacer que se aceleren los procesos de sanación del cuerpo.

La energía de protección visualmente no altera a un edificio u objeto en donde está concentrada la energía, pero sí puede crear un cambio no físico, puede crear una barrera de energía que resista la entrada de poderes peligrosos o negativos.

En pocas palabras, esta puede ser la explicación de un mago acerca de la magia.

No todos los magos podrían estar de acuerdo con todos los detalles de este modelo, pero sí puede darnos un marco referencial para crear nuestras propias explicaciones.

Desde este punto de vista, la magia popular no puede ni podrá analizarse como un proceso sobrenatural e idealista.

Aunque no hemos explicado en detalle la magia popular (la franja de la física cada vez se acerca más a este logro), simplemente dejamos en claro que se trata de un proceso natural que la mayoría de nosotros no hemos utilizado.

El hechizo es una forma de drama ritual, una serie de acciones mágicas, mentales y físicas diseñadas para provocar, programar, liberar y dirigir la energía hacia un propósito específico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *