Magia Wicca – Contraer matrimonio


La unión de dos almas es un acontecimiento bendito.

La unión de dos almas que invitan a la magia a entrar en sus corazones es doblemente bendita, porque pasan a formar parte de una de las tradiciones de amor más antiguas y sencillas.

Mucho antes de que la legalidad de una unión llegara a ser prácticamente más importante que la unión en sí misma, la celebración ritual de la unión de manos fue una práctica habitual y muy querida entre los antiguos celtas durante varios cientos de años.

La Unión de Manos o Handfasting es el matrimonio entre Wiccanos, aunque a veces se realizan matrimonios mixtos, en los que sólo uno es wiccano.

Los brujos no se casan para toda la vida, están unidos mientras el amor dure, normalmente no menos de un año y un día.

No hay una obligación de estar juntos toda la vida, es una decisión voluntaria.

Es una ceremonia en la que se suele decorar el altar y el círculo con flores.

Los encargados de celebrar la ceremonia son, como en la mayoría de los ritos, el sumo sacerdote y la suma sacerdotisa, como símbolos de el Dios y la Diosa.

Después se realiza un banquete y una fiesta para celebrarlo.Al contrario de la usanza de la ceremonia cristiana en donde el hombre y la mujer quedan unidos para siempre hasta que la muerte los separe, -incluso si en el transcurso del tiempo terminan distanciandose- el rito de los Wicca une a las personas para el tiempo que perdure su amor.

Cuando el amor se haya desvanecido están libres para emprender, por separado, otros caminos, o renovar su amor por otro período de vida.

Hoy en día la mayoría de las parejas redactan su propia ceremonia nupcial, tiene más valor y significado.

Ritual Nupcial (Wicca Seax)

Este rito deberá ejecutarse en época de luna creciente, decorándose tanto el altar como el Círculo con flores.

Es costumbre que los Novios intercambien anillos, los cuales son normalmente de oro o de plata y grabados con los nombres de los dos individuos.

Al comenzar el rito, dichos anillos, junto con la vara, reposarán sobre el altar.

Se ejecuta la ceremonia de Erigir el Templo, besándose el SACERDOTE Y la SACERDOTISA.

Integrante del Coven: Los hay entre nosotros quienes buscan la unión en matrimonio,

Sacerdotisa: Que sean nombrados y presentados.

Integrante del Coven : (Nombre de novio) es el hombre y (Nombre de novia) es la Mujer.

La pareja camina hacia el altar para quedar alli mirando cara a cara al SACERDOTE Y la SACERDOTISA, los cuales se encuentran al otro lado.

Sacerdote (al Novio): ¿Eres (nombre)?

Novio: Lo soy.

Sacerdotisa: ¿Cual es tu deseo.

Novio: Ser uno con (nombre de la Novia) ante los Dioses y ante los Wicca.

Sacerdote (a la Novia): ¿Eres (nombre)?

Novia: Lo soy.

Sacerdote: ¿Cual es tu deseo?

Novia: Ser una con (nombre del Novio) ante los Dioses y ante los Wicca.

La Sacerdotisa toma la espada, levantándola en alto.

El Sacerdote da a los Novios la vara priapica, la cual sostienen con ambas manos los dos.

Sacerdotisa: Señor y Señora, aquí delante de vos están dos de los vuestros.

Sed testigos de lo que tienen que declarar.

La Sacerdotisa deposita de nuevo la espada sobre el altar, tomando a continuacion su daga, apuntándolo al pecho del Novio.

Él, por su parte, repite, línea por línea estas palabras.

Sacerdotisa: Repite después de mí… Yo (nombre), he venido aquí libremente para unirme a (nombre dela Novia).

Vengo con todo mi amor, honor y sinceridad, deseando únicamente hacerme uno con la que amo.

Siempre lucharé para la felicidad y bienestar de (nombre de la novia).

Defenderé antes que la mía su vida.

Que la daga penetre mi corazón si no soy sincero en todo lo que he dicho.

Juro todo esto en nombre de los Dioses.

(Aquí se pueden mencionar los nombres).

Que me den fuerza para ser fiel a mis votos.

Así sea.

La SACERDOTISA baja su daga, alzando el suyo a continuación el SACERDOTE y apuntándolo al pecho de la Novia.

Ella, por su parte, repite, línea por línea el juramento.

(Identico a las líneas de arriba, siendo la única diferencia el nombre).

El Sacerdote baja la daga, tomando ahora la Sacerdotisa los dos anillos, los cuales inciensa.

Da al Novio el anillo de la Novia y a ella el anillo del Novio.

Los dos sostienen con la mano derecha los dos aros, manteniendo con la izquierda la vara.

Sacerdote: Como la hierba de los campos y los árboles delos bosques se deoblen ante las presiones de la tormenta, también habreis de doblar vosotros cuando sopla fuerte el viento.

Pero sabed que tan rápidamente viene la tormenta tan rapidamente se puede alejar.

Más vosotros permanecereis firmes en la fuerza del otro.

A medida que deis el amor, recibireis fuerza.

Juntos sois uno; aparte no sois nada.

Sacerdotisa: Sabed que no existen dos personas exactamente identicas.

Por tanto dos personas no pueden encajarse perfectamente en todos los sentidos.

Habrá momentos en que os parezca difícil dar y dificil amar.

Pero mirad, como en un estanque el bosque, vuestras imágenes.

Cuando veais una imagen triste y enojada ha llegado el momento de sonreis y de amar – pues no es el fuego que apaga el fuego.

Y vereis cómo sonrie y ama la imagen del estanque.

Cambia entonces tu enfado por amor y tus lágrimas por alegría.

No es debilidad admitir un error: es más bien una prueba de fuerza y de aprendizaje.

Sacerdote: Amad, socorred y respetad siempre el uno al otro.

Y sabed, entonces, que ante los Dioses y los Wicca sois verdaderamente uno.

Todos: Así sea.

El Sacerdote toma de la pareja la vara priapica, depositándola de nuevo en el altar.

Los Novios, a continuación, ponen los aros en el dedo del otro y se besan.

Después de haberse inclinado por encima del altar para besar al SACERDOTE y a la SACERDOTISA se pasean por el Círculo a fin de recibir las felicitaciones de sus compañeros.

Acto seguido se disfrutará de la Ceremonia Pan y Cerveza

procediendo, al finalizar esta, con los juegos y diversiones.

Si bien como se mencionó al inicio, esta Ceremonia no es para toda la vida, los Wicca jamás alientan las relaciones casuales, pero son capaces de reconocer la imposibilidad en ciertos casos de seguir adelante con la unión.

En estas circunstancias, y tras haber agotado todos los medios para efectuar una reconciliación, anularán la relación de pareja mediante la antigua ceremonia de Handparting (la separación de las manos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *