Ritual de Navidad para Protección y prosperidad


Llevar un pino a casa y adornarlo.

Con luces y guirnaldas verdes, rojas, plata y oro que simbolizan la naturaleza y la luz solar.

Pon también objetos que representen símbolos para los que deseas suerte y protección: una casa, un niño, un coche, una pequeña foto tuya, algo que te represente.

Es una costumbre que aporta la protección de los espíritus de la naturaleza y que algunos creen hemos heredado de los pueblos nórdicos, aunque el pino ha sido venerado, en distintos cultos como el del dios griego Dioniso, o la diosa romana Cibeles por estar asociado a la potencia vital y la fecundidad.

Asimismo es muy respetado en Oriente como símbolo de inmortalidad por sus hojas perennes y su incorruptible resina.

Los taoístas creían incluso que si la resina penetra bajo tierra, al cabo de mil años nace un hongo maravilloso que proporciona la inmortalidad.

Y, en Japón, donde el día de Año Nuevo colocan a cada lado de la puerta del hogar dos pinos de tamaño similar, es muy utilizado en la construcción de templos y casas para atraer la protección de los espíritus.

Si llevas a tu casa un pino estas fiestas, cuídalo para que luego pueda ser replantado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *