Soñar con PUENTE

Soñar con PUENTE

Atravesar un puente sin dificultad significa que superará sus problemas. Un puente derrumbándose le advierte sobre personas traicioneras.

En el sueño el puente representa el recto camino, como también la ciencia, el Sendero del Bien, el ayuno y la oración y todo lo que signifique y contribuya a la salvación del hombre de los peligros y de las dificultades morales y materiales.

Puede que se traduzca por el hombre paciente y sufrido, o por el que sirve de mediador justo y ecuánime. Es a la vez: un portero, dinero, la esposa o la madre.

Un puente es algo que media entre dos cosas separadas y sirve para pasar de una a otra. Pero este paso, ya sea de un lugar a otro, de un tiempo a otro, de la tierra al cielo, o incluso de la vida a la muerte, es un paso peligroso y condicionado.

En los sueños se mantienen estos simbolismos, reflejando que nos hallamos enfrentados a una situación conflictiva cuya única salida la simboliza el puente. Y si en lugar de atravesarlo lo miramos y no nos decidimos o cruzarlo, nuestra situación en la vida real se irá deteriorando para nosotros.

Para la interpretación del sueño es muy importante darse cuenta de cómo son los dos lugares separados por el puente y el estado del mismo, lo que bien analizado nos aclarará de dónde partimos, adonde vamos (o qué es lo que deseamos cambiar)
y los peligros o facilidades con los que nos enfrentaremos hasta conseguir el fin propuesto.

Es por ello que debemos estar contentos si soñamos con un hermoso puente en un paisaje veraniego, y temer el porvenir si lo que soñamos es un puente desvencijado, construido con materiales inverosímiles, o muy estrecho, y más todavía si en el sueño hace su aparición la noche o el hielo. Y las consecuencias tampoco serán las mismas si caemos del puente y lo hacemos en un río en el que seremos arrastrados por las pasiones y los instintos o si caemos en un abismo, que simboliza la perdición.

Pero también hay que tener en cuenta que un puente no es un lugar estable en el que podamos morar, ya que sólo sirve de tránsito pasajero, de modo que si en el sueño nos detenemos al cruzar y no llegamos al otro lado, o volvemos atrás, por hermoso que sea el sueño el pronóstico será incierto, por no decir malo.

El puente es uno de los elementos que, en el transcurso de un sueño, indica un cambio de situación. Un periodo de su vida se acabará para ser reemplazado por una fase diferente. Conocerá la forma en que se desarrollará esa etapa al terminar su recorrido. En algunos casos, esta visión puede estar relacionada con aspectos jurídicos de gran importancia para sus intereses.

Un puente de buena construcción, sólido, amplio: excelente presagio. Perspectivas de mejores condiciones.

Atravesar un puente para alcanzar la otra orilla: sus esperanzas se cumplirán de la mejor manera posible.

Sobre el cual no logra continuar su camino: obstáculos diversos, accidentes. Sus proyectos se verán contrariados, retrasados, discutidos. Seguirán los inconvenientes.

Un puente en mal estado, con el pretil y la calzada deteriorados; sus proyectos no contarán con todas las garantías necesarias. Riesgo de fracaso.

Que se hunde, que se incendia: peligro. Desgracia.

Con la calzada pavimentada: peleas, disputas. Oposición de los familiares o amigos. Se discutirán sus bienes, sus posesiones. Intervención de la justicia.

Pasar por debajo de un puente: días tristes. Inquietud y angustia. Proyectos inciertos.

Definición de PUENTE


Puente.

(Del lat. pons, pontis).

1. m. Construcción de piedra, ladrillo, madera, hierro, hormigón, etc., que se construye y forma sobre los ríos, fosos y otros sitios, para poder pasarlos. Era u. t. c. f. Dialectalmente, u. c. f.

2. m. Suelo que se hace poniendo tablas sobre barcas, odres u otros cuerpos flotantes, para pasar un río.

3. m. Tablilla colocada perpendicularmente en la tapa de los instrumentos de arco, para mantener levantadas las cuerdas.

4. m. Pieza de los instrumentos de cuerda que en la parte inferior de la tapa sujeta las cuerdas.

5. m. Pieza metálica, generalmente de oro, que usan los dentistas para sujetar en los dientes naturales los artificiales.

6. m. Día o serie de días que entre dos festivos o sumándose a uno festivo se aprovechan para vacación.

7. m. Conexión con la que se establece la continuidad de un circuito eléctrico interrumpido.

8. m. Ejercicio gimnástico consistente en arquear el cuerpo hacia atrás de modo que descanse sobre manos y pies.

9. m. Pieza central de la montura de las gafas que une los dos cristales.

10. m. Curva o arco de la parte interior de la planta del pie.

11. m. Cada uno de los dos palos o barras horizontales que en las galeras o carros aseguran por la parte superior las estacas verticales de uno y otro lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *