Soñar con UMBRAL

Soñar con UMBRAL

El umbral de la puerta es el símbolo que se refiere directamente a la esposa. Otros intérpretes dijeron que el umbral es el poder del hombre, y el dintel es la mujer.

Soñar que ha arrancado el umbral de su puerta, se interpreta por la pérdida de la esposa, o la jerarquía social o la fortuna material.

Ver que alguien ha arrancado el umbral de su puerta —la del soñador— predice destitución del cargo, o la muerte del dueño de la casa. Colocar un umbral es casamiento.

Se considera un lugar de transición entre dos lugares o dos mundos. Es por dicho motivo que los umbrales de los templos, sean de la religión que sean, siempre se adornan profusa y amorosamente, pues representan el punto de transición entre el mundo humano y el divino.

En los sueños, el umbral mantiene este simbolismo, pero lo que importa no es el umbral en sí, sino nuestra actitud frente al mismo. Así, por ejemplo, detenernos frente al umbral de una casa o templo sin llegar a cruzarlo indica el deseo de adherirnos a las reglas y o las personas que allí rigen y habitan, pero que todavía no nos hallamos plenamente decididos a hacerlo.

Mantenerse bajo el umbral o cruzarlo equivale o ponernos bojo la protección del señor de la casa o templo; y así en todas las variantes del sueño.

Se producirán hechos importantes que modificarán sus condiciones de vida. Será necesario que usted se adapte para afrontar un cambio inevitable. Hay que considerar las circunstancias que lo obligan a cruzar el umbral de esa casa. Quién reside habitualmente en ella, su apariencia general, el ambiente, la luminosidad, los olores particulares, las personas halladas, la acogida, etc.

Sólo el examen profundo de estos diferentes criterios le permitirán realizar bien el estudio de este sueño premonitorio.

Definición de UMBRAL


Umbral.

(De lumbral).

1. m. Parte inferior o escalón, por lo común de piedra y contrapuesto al dintel, en la puerta o entrada de una casa.

2. m. Paso primero y principal o entrada de cualquier cosa.

3. m. Valor mínimo de una magnitud a partir del cual se produce un efecto determinado.

4. m. Arq. Madero que se atraviesa en lo alto de un vano, para sostener el muro que hay encima.

Atravesar, o pisar, los ~es de un edificio.

1. locs. verbs. Entrar en él. U. m. con neg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *