Soñar con VIDES

Soñar con VIDES

En todas las tradiciones se considera a la vid como sagrada y al vino la bebida de los dioses, que incluso en el cristianismo se convierte en la sangre de Cristo en el rito de la Eucaristía. Y es que el vino estimula y procura una ligereza que parece vencer a la fuerza de la gravedad, pues hace volar al alma y la fantasía, permitiendo al hombre participar fugazmente de un modo de ser atribuido a los dioses.

Pero, además, el vino simboliza la riqueza y el conocimiento al ser un producto típico de la civilización que sólo puede lograrse aunando una serie de factores que ya de por sí implican riquezas y conocimiento: un clima templado y soleado, cepas fecundas y seleccionadas, trabajo y constancia en su cultivo, conocimientos especializados para su fermentación y crianza y, por último, cuidados casi maternales para su mejora y conservación.

Y a todo esto podemos añadir su fruto, el racimo de uvas, símbolo de fecundidad y sacrificio.

Definición de VIDES


Vid.

(Del lat. vitis).

1. f. Planta vivaz y trepadora de la familia de las Vitáceas, con tronco retorcido, vástagos muy largos, flexibles y nudosos, hojas alternas, pecioladas, grandes y partidas en cinco lóbulos puntiagudos, flores verdosas en racimos, y cuyo fruto es la uva. Originaria de Asia, se cultiva en todas las regiones templadas.

~ salvaje, o ~ silvestre.

1. f. La no cultivada, que produce las hojas más ásperas y las uvas pequeñas y de sabor agrio.

Cercillo de vid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *