Trabajar con Ángeles

1.- Hazle sitio en tu vida a los Ángeles. Si quieres que los Ángeles se sientan a gusto contigo, tienes que hacer que tu mundo – pensamientos, sentimientos y entorno – se parezca más al de ellos. Los Ángeles se sienten cómodos con pensamientos de paz y amor, no con pensamientos de irritación y agresividad.

Aíslate de cualquier distracción, quédate en silencio en tu lugar favorito y comulga con los Ángeles. Simplemente, háblales a los Ángeles de tus problemas. Habla como si lo hicieras con tu mejor amigo. Y escucha. Guarda silencio y permanece a la espera de los pensamientos que los Ángeles pondrán en tu mente.

2.- Haz las oraciones en voz alta: Pero no es necesario que hables para que te presten atención, los Ángeles han respondido a muchas oraciones silenciosas o a un intenso deseo del corazón. Pero obtendrás una respuesta más eficaz si les hablas en voz alta. Tu voz tiene poder. Las oraciones habladas adoptan diferentes formas: Canciones e himnos, oraciones estructuradas y sin estructurar. Se puede combinar todo esto con decretos y mantras. Los decretos permiten al hombre y a Dios trabajar juntos para generar cambios constructivos. Los mantras son afirmaciones poderosas y breves. Haz tus decretos y mantras en voz alta y firme. (ejemplo mantra universal: OM).

3.- Utiliza el nombre de Dios. Dios está dentro de ti, y al utilizar la energía de Dios que hay en ti para dirigir a los Ángeles, ellos te pueden responder con todo el poder del Universo. Él fuego que Dios te da por ser hijo o hija, esta Chispa Divina es el poder de crear en el nombre de Dios y de darle órdenes a los Ángeles. Cada vez que dices: YO SOY, ., estas diciendo: Dios en mi es , . y así atraes hacia ti lo que dices.

4.- Ofrece tus oraciones y decretos todos los días. Los Ángeles siempre están listos. Pero nosotros no siempre sabemos cómo llegar hasta ellos. La mejor manera es comulgar con ellos diariamente. Al hacerlo así, no solamente te ayudas a ti mismo, sino que ayudas a mucha gente que incluso no conoces. Los Ángeles buscan personas que invoquen habitualmente la luz de Dios para asociarse a ellos, para lograr la curación del planeta. Cuando encuentran a estas personas, envían Luz a través de ellas para ayudar a los que están en peligro de enfermar o de sufrir crímenes violentos o desastres naturales. Tus oraciones pueden generar enormes cambios.

5.- Pide ayuda . Incluso después de establecer una relación con los Ángeles, tienes que acordarte de pedir ayuda cuando la necesites. Los Ángeles respetan tu libre albedrío. En raras ocasiones intercederán sin que se lo pidas. Normalmente esperan cortésmente hasta ser llamados.

6.- Repite los decretos y oraciones. Las oraciones y decretos son más eficaces cuando los repites, porque cada vez que los dices, están dando más energía de Luz a Dios y a los Ángeles. Los Ángeles utilizan esa energía como si fuera una semilla, y le añaden más energía de Luz cuando van a responder a tu petición.

7.- Envía tus oraciones a la dirección correcta. Si necesitas protección, llamas a los Ángeles de Protección. Si quieres arreglar una relación, llamas a los Ángeles del Amor. Los Ángeles tienen diferentes trabajos, y utilizan energías de diferentes frecuencias para realizar esos trabajos. Puedes llegar a conectarte de manera más íntima con los Ángeles cuando llamas al Arcángel cuyos Ángeles está n, especializados en ocuparse de lo que quieres que se haga.

8.- Sé específico . Los Ángeles responden a los llamados con precisión y se enorgullecen de hacerlo así. Cuanto más específica sea la petición, tanto más específica será la respuesta. Mientras vivas en armonía con la Fuente Universal y dediques tus energías a ayudar a los demás, las huestes Ángelicales te ayudarán hasta en los detalles más pequeños de tu vida.

9.- Visualiza lo que quieres que pase . Puedes aumentar el poder de tu oración manteniendo una intensa imagen mental de lo que quieres que pase. Además, puedes visualizar una luz brillante alrededor del problema o situación. Puede ser de ayuda concentrarte en una fotografía.

10.- Espera sorpresas . La capacidad que tienen los Ángeles para responder a nuestras oraciones depende del efecto acumulado de nuestras acciones pasadas, de nuestras buenas o malas acciones de ésta y otras vidas, o sea, de nuestro karma. Los Ángeles están sujetos a las leyes del karma. Cuando oramos y damos devoción a los Ángeles, a veces éstos pueden disminuir los efectos del karma, pero a menudo sólo pueden reducirlo.

Los Ángeles escuchan todas las oraciones, pero para que las peticiones sean concedidas deben cumplir tres condiciones:

1- No pueden interferir con el Plan que Dios tiene para tu alma o con el karma.

2.- No pueden ser perjudiciales para ti u otras personas.

3.- Él momento debe ser el adecuado.

La oración siempre da frutos, simplemente, tiene que saber dónde mirar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *